El Duque de Lerma es el edificio más alto de Valladolid y el segundo de Castilla y León. Tiene 23 plantas y una altura de 87 metros, superando en casi 20 metros a la torre de la Catedral, el segundo edificio más alto de la ciudad.

Historia

La construcción del edificio Duque de Lerma comenzó en 1970 siendo el primer edificio de "Los Vigías de Castilla", un proyecto que preveía construir tres rascacielos de 32 plantas y 100 metros de altura en la orilla oeste del río Pisuerga. El Duque de Lerma se construyó con el fin de albergar un hotel.

Por diversos motivos las obras sufrieron infinidad de parones, el último con una duración de casi dos décadas. No fue hasta los años 90 cuando otra inmobiliaria comenzó su rehabilitación para construir 120 viviendas.

Durante la época que estuvo abandonado y okupado, la fachada del edificio fue un mural reivindicativo con famosas pintadas como “OTAN NO”, "VIDA SÍ" y “BASES FUERA”. Debido su estado de deterioro estuvo a punto de ser derribado en varias ocasiones.

El mirador

La rehabilitación, que finalizó en 1999, dejó el edificio con una altura de 87 metros, 22 plantas de viviendas, y una última planta acristalada que se construyó para ser un restaurante mirador, local que, siguiendo la “maldición del edificio”, nunca ha sido abierto al público.

En 2015, Civitatis adquirió la planta 23 para convertirla en no solo un restaurante, sino en la principal atracción turística de Valladolid. Actualmente el proyecto está parado en espera de la licencia por parte del Ayuntamiento.